Letra M


Macabeo

Nombre bíblico.  Deriva probablemente del arameo makab, martillo, apodo de Judas, hijo de Matatías, que dirigió a los judíos sublevados contra Antioco Epifanes.  Algunos dicen que se trata del lema hebreo Mi kamokha belohim Yahveh: ¡Quién es igual a ti entre los dioses, oh Yahveh! en siglas MKBY.
Matatías, sacerdote de Modín, al Nordeste de Lida, tenía cinco hijos, cuyos nombres y sobrenombres eran Juan Gadis, Simón Tasio, Judas Macabeo, Eleazar Avarán y Jonatás Afo.  Pero, por extensión, se llaman Macabeos todos los miembros de la familia.  También se les conoce como Asmoneos, debido a un presunto antepasado Asmón o Ha-Simón.
Judas Macabeo, después de haber conquistado Jerusalem y purificado el Templo del culto pagano, pereció en marzo del año 161 luchando contra el general macedonio Báquides [1].  Pero su familia logró reinar en el país hasta la dominación de los romanos, que al final impusieron como rey al idumeo Herodes el Grande.  El último rey-sacerdote descendiente de Matatías fue Mateo Antígono, degollado en Antioquía por orden de Marco Antonio en el año 37 antes de JC.

Los Libros de los Macabeos

Son cuatro libros considerados apócrifos por los judíos y los cristianos reformados, pero la Iglesia Católica acepta dos de ellos.
El obispo Scío de San Miguel, en su versión castellana de la Vulgata, dice: “El título de estos libros es tomado del sobrenombre de Judas, cuyos hechos heroicos por la defensa y libertad del pueblo judaico, contra la cruel e impía persecución de Antioco, rey de Siria, son su principal argumento. El uso de los fieles extendió después este mismo sobrenombre a los hermanos de Judas. Es cosa muy dudosa lo que se quiere significar en esta palabra Macabeo, que al parecer es hebrea de origen. Algunos creen que se deriva de un nombre de guerra, que significa destruidor o matador. Otros, con mayor verosimilitud, conjeturan que es formado de las cuatro letras hebreas MKBY, iniciales de las palabras ¡Quién es igual a ti entre los dioses, oh Jevohá! Las cuales se leen en el Exodo XV, 11, y Judas formó de ellas una sigla y la puso en sus banderas como empresa militar para explicar la soberana grandeza del Dios de Israel, cuya religión defendía con sus hermanos. Fueron también conocidos aquellos esforzados guerreros, llenos de piedad y de celo por la religión, a quienes tomó Dios por instrumento para librar milagrosamente a su pueblo, y para gobernarlo después hasta el tiempo vecino a la venida de Cristo en carne, bajo el nombre común de Asmoneos; y se llamaron así del padre o del abuelo de Matatías. Y por cuanto este nombre de Asmoneo en hebreo significa opulento o gran señor, es probable que lo conservaran por señal de un particular honor o distintivo de una familia, en donde se conservó la primera autoridad entre los hebreos por espacio de cerca de 128 años, hasta el reinado de Herodes el Grande. Eran estos de la tribu de Leví, aunque por la línea materna venían de la tribu de Judá, como afirma San Agustín. De los cuatro libros de los Macabeos, solamente el primero y el segundo son canónicos, y Esdrás no los pudo poner en el canon de las Escrituras Sagradas porque fueron escritos después de su tiempo. El primero fue compuesto en siriaco, lengua de que usaban los hebreos en tiempo de los Macabeos. Su autor fue hebreo, aunque no se sabe quién. El texto hebreo se perdió, y la traslación griega sirve de original. San Jerónimo dice en una epístola que es el prólogo a los Libros de los Reyes y afirma haberlo leído en hebreo. Todo lo que en este libro se refiere tiene por apoyo la autoridad y fe de la Sinagoga, en que se notaba lo más señalado que acaecía a los judíos. Contiene la historia de cuarenta años, que no se deben contar desde la muerte de Alejandro, sino doce años después, desde que tuvo principio el reino de los Seléucidas. Se cuentan las guerras de Matatías y sus hijos contra los macedonios desde el año 137, en que comenzó a reinar Antioco Epifanes, hasta el 177 y el principado de Hircano. El II Libro es un compendio de las persecuciones de Epifanes y de Eupátor contra los judíos, escrito en cinco partes por Jasón de Cirene, y en él se comprehende la historia de quince años, desde el atentado de Heliodoro contra el Templo en el reinado de Seleuco hasta la victoria que de Nicanor alcanzó Judas Macabeo, que mató también al general enviado por Demetrio con un numeroso ejército contra los judíos. Acerca de este II Libro, advertimos que se leen en él muchas cosas de que se ha hablado ya en el I, y que serán necesarias algunas ilustraciones para conciliar las unas con las otras; pero al mismo tiempo se hallan otras nuevas, que sirven de mucho ejemplo y edificación, y llenan el alma de un grande recreo y dulzura espiritual... Como es uno mismo el argumento de estos dos libros, y el orden natural de los hechos se halla muy mezclado e interrumpido en ellos, creímos conveniente añadir unas tablas por cuyo medio pudiese el lector seguir sin tropiezo la serie de toda la historia... Como los autores fueron diferentes, y el uno escribió en hebreo, y el otro compendió el segundo en griego de los cinco libros de Jasón, se nota un orden muy perturbado en la narración de la serie de los hechos, y una trasposición muy grande en los capítulos, lo que causa no pequeño embarazo, oscuridad y dificultad a los lectores; y esta se aumenta con la diferencia de casi un año, que se nota en la cronología que sigue. A esto pudo haber dado ocasión el tomar el principio del año de diversos puntos, pues los judíos le comenzaba desde la luna de marzo, y otros como los antioquenos desde la de septiembre...”

Los Mártires Macabeos

En la misa católica del 1 de agosto se recuerda a siete hermanos y su madre, que fueron martirizados por orden de Antioco Epifanes, tras negarse a comer carne de cerdo.  Esto se cuenta en el capítulo VII del Libro II de los Macabeos, que no dice cómo se llamaban, ni tampoco dónde ocurrió tal cosa.  Pero según Flavio Josefo, la madre se llamaba Macabea y los hijos Macabeo, Aber, Makiri, Judas, Acas, Areb y Jacob.  El capítulo VI refiere previamente el martirio de un sacerdote muy viejo, llamado Eleazar.  El obispo Scío de San Miguel dice que el nombre de estos Macabeos pudo salir de su madre “aunque otros quieren que del hermano mayor, o de la fortaleza de ánimo con que triunfaron del tirano. Padecieron en Antioquía, donde padeció también Eleazar. En tiempo de San Jerónimo se mostraban allí sus sepulcros, y después fue erigida una iglesia con su advocación, lo que se recuerda en los Sermones de San Agustín. En el Martirologio Romano leemos en el día 1 de agosto que sus reliquias fueron trasladadas de Antioquía a Roma y depositadas en la iglesia de San Pedro ad Víncula”.

Datos del Apellido

Es uno de los apellidos de origen bíblico.
Macabeo, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.












[1]  Fecha dada por Oscar Holtzmann en la Historia Universal de Oncken.


Macabí

Pez de la familia albúlida, que sólo consta de un género.  La especie más conocida, tipificada por Linneo, es Albula vulpes.  El nombre popular es antillano.
Los albúlidos viven en el mar Caribe, golfo de Méjico y las Bahamas, y también en las islas Hawai.  Son de forma cilíndrica, boca pequeña, color plateado, algo más oscuro hacia el lomo, y cola ahorquillada.  Pueden superar los 100 centímetros de longitud y pesar 10 kilos.
El macabí es comestible, pero tiene muchas espinas y debe limpiarse bien antes de cocinarlo.  Sirve para hacer albóndigas o pasteles de pescado.


Datos del Apellido

Es venezolano, de origen indio.
El apellido Macabí no existe en España, según datos del INE para el año 2010.



Macapagal

Apellido español.

Datos del Apellido

Le corresponde escudo de azur con dos árboles arrancados de sinople y debajo ondas de plata y azur [1].
El apellido Macapagal no existe en España, según datos del INE para el año 2010, ya que los escasos portadores censados en dicho año eran inmigrantes filipinos.

Diosdado Macapagal Pangán

Político filipino nacido en Pampanga, en la isla de Luzón, en 1910.  Estudió la carrera de Derecho.  Se opuso a los invasores japoneses.  En 1957 formó parte del gobierno presidido por Carlos Polestico García, del Partido Nacionalista pro-yanqui.  Pero luego le disputó la presidencia y logró ganar las elecciones de 1961, como candidato del Partido Liberal.  Intentó desarrollar una política neutralista.  No consiguió la reelección en 1965, al ser derrotado por el nuevo candidato pro-yanqui Marcos, que acabó convirtiéndose en dictador.  Macapagal fue autor de poesías en lengua castellana.  Murió en 1997.

Gloria Macapagal Arroyo

Política filipina nacida en 1947, esposa de José Miguel Arroyo, hija de Diosdado Macapagal y Evangelina Macaraeg. Estudió en su patria y en los Estados Unidos, donde conoció a Bill Clinton.  Fue profesora universitaria a partir de 1977.  Ocupó la presidencia de Filipinas desde 2001 hasta 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.




Maceira

Topónimo y apellido español.  En gallego y portugués significa manzano.  Con este nombre hay seis aldeas o caseríos en Galicia.

Datos del Apellido

Es galaico-portugués.  Le corresponde escudo de sinople con un manzano de oro frutado de gules.  También podría llevar el escudo partido de los Maciel: primero de plata con dos lises de azur en orden de palo y segundo también de plata con media águila de gules armada de sable, moviente de la partición [1].
Una rama pasó a Italia.
Maceira, como primer apellido, contaba unos 830 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [2], el 44 por ciento en la provincia de Pontevedra y el 38 en la de Coruña, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y los heraldistas González-Doria y Valero de Bernabé.
[2]  Aproximadamente 50 inmigrantes.




Macrobio

Nombre latino de origen griego que significa de larga vida.

Teodosio Macrobio

Escritor romano de tendencia neoplatónica que vivió entre los siglos IV y V.  Tuvo rango senatorial.  Las fechas de su nacimiento y su muerte no se conocen, lo cual no es nada raro, puesto que vivió durante la etapa de desgobierno del Imperio que siguió al triunfo del cristianismo, cuando se quemaron muchos manuscritos tildados de paganos o heréticos.  Nació sin duda después del año 350 y antes del 390, no se sabe dónde, aunque se descarta la ciudad de Roma.  Puede que fuera hispanorromano y que se llamara Teodosio Macrobio.  Figura con el nombre de Macrobio Ambrosio Teodosio en las copias más antiguas de su comentario al texto ciceroniano El Sueño de Escipión, donde cita frecuentemente a Virgilio, Plotino y Porfirio.  Su Saturnalia, dividida en siete partes, aprovecha las fiestas saturnales para exponer casos y teorías mediante las conversaciones del gramático Servio con varios senadores.  Esta obra se conserva incompleta.  Macrobio también escribió una comparación gramatical de los verbos griegos y latinos, hoy perdida.

Los Macrobios

Según las leyendas grecolatinas, había un pueblo de etíopes macrobios.  Herodoto los situaba en las costas africanas del océano austral, y Pomponio Mela en la isla de Meroe, que realmente no era una isla.
Según el caballero Mandeville, los macrobios vivían en un lugar recóndito de Asia, al que era muy difícil acercarse por estar rodeado de páramos infestados de dragones y bestias salvajes.  En ese lugar se hallaban el Arbol del Sol y el Arbol de la Luna: “Se dice que el sacerdote y las otras gentes que guardan estos árboles comen sus frutos y su bálsamo, y que viven cuatrocientos o quinientos años, por la virtud de los frutos y del bálsamo”.  Pretende que eran árboles dotados de voz, pues “hablaron a Alejandro y le significaron su muerte”.
Lo que sí parece cierto es que algunos pueblos son más longevos que otros.  La longevidad podría deberse a sus características propiamente raciales o a vivir en unas tierras de condiciones privilegiadas por lo saludables.  A este respecto se habla de ciertos valles altos del Cáucaso y del valle ecuatoriano de Riobamba.
Conectado con la longevidad y la salud, está el tema del rejuvenecimiento, sobre el cual se nos han transmitido algunas noticias extraordinarias.  Torquemada cita a una abadesa vieja de Murviedro o Sagunto, la cual volvió a tener menstruo al cabo de los años, le salieron dientes nuevos y el cabello blanco recuperó su primitivo color.  Uno de los productos buscados por los alquimistas era el elixir de la juventud.  Sergio Voronov, médico de origen ruso que fue nombrado en 1921 jefe del laboratorio de cirugía experimental del Colegio de Francia, obtuvo cierta fama por sus métodos de rejuvenecimiento, basados en el trasplante de órganos animales y la inyección de hormonas, siguiendo la línea iniciada por Brown-Sequard.  Sin embargo, este sistema tenía menos ventajas que perjuicios.  El caballero británico Liardet, que con setenta y cinco años estaba totalmente envejecido y lleno de achaques, hasta el punto de que el día de su operación, al hallarse estropeado el ascensor de la clínica, no pudo subir por sí mismo las escaleras que conducían al quirófano, recibió en injerto glándulas genitales de chimpancé.  Al cabo de año y medio, parecía tener cincuenta años.  Había recuperado su potencia sexual, tenía la piel más fresca, estaba más ágil y fuerte, y se habían quitado los dolores reumáticos.  Desgraciadamente, murió dos años y medio después de la operación, por sus abusos con el alcohol.  El pintor Champagne, que decía ser alquimista, quiso burlarse de Voronov cuando tenía unos cuarenta y siete años, y le visitó llevando la documentación de su padre, con la cual podía afirmar que tenía casi ochenta años [1].
En la actualidad se admite que la longevidad humana va en aumento, gracias a los avances de la Medicina, aunque parece haber un tope situado en torno a los 110 años, que muy raras personas sobrepasan.  Por desgracia, sólo podemos establecer comparaciones con épocas pasadas relativamente próximas.  No disponemos de datos estadísticos sobre la Antigüedad, aunque los griegos y los romanos, haciendo abstracción de la mortalidad infantil, parecen haber alcanzado edades similares a las del siglo XX.
La Biblia atribuye a los primeros hombres unas edades que casi llegan a los 1.000 años.  Ante esto, los eruditos han tomado dos posturas: la negativa y la positiva.  La primera presenta dos vertientes: la negativa absoluta, que consiste en negar categóricamente tan dilatadas edades, considerando que se trata de fábulas muy antiguas, recogidas sin ningún criterio por los redactores bíblicos; y la negativa relativa, que sin negar la veracidad de la fuente, sospecha que ha podido producirse un error de interpretación, tomando por años o soles lo que simplemente eran meses o lunas.  Con esto, las edades se convierten en verosímiles, desde el punto de vista moderno.  Pero cuando leemos, por ejemplo, que Henoc engrendró a su hijo Matusalem a la edad de 65 años, si entendemos 65 lunas nos resultan 5 años verdaderos, lo cual es imposible.  En cualquier caso, tomar por meses lo que los textos hebreos, caldeos y egipcios registran literalmente como años, es una componenda poco seria.
La postura negativa relativa no puede decirse que sea moderna.  Algunos padres cristianos de la Antigüedad, como Eusebio de Cesárea y Julio Africano, ya la sostuvieron, intentando rebajar las largas duraciones dadas por Manetón a los gobiernos de los dioses y semidioses que hubo en Egipto antes de Menes, el primer faraón.  Sin embargo, aunque ellos interpretaban así la Historia de Manetón, su postura con respecto a la Biblia era absolutamente positiva, asegurando que si la Sagrada Escritura decía que Matusalem había vivido 969 años, se trataba de 969 años verdaderos [2].
La tradición caldea, pretendiendo conservar asimismo recuerdos de los tiempos más remotos, refería que en Mesopotamia habían reinado diez soberanos antes del Diluvio.  Dichos reyes son mencionados por el relato de Beroso y por dos listas cuneiformes redactadas en idioma sumerio, una completa y otra incompleta, enviadas modernamente al Museo Británico.  Aunque sus nombres y las duraciones de sus reinados no coinciden con exactitud, dando un total de 432.000 años en Beroso y 456.000 en la lista cuneiforme completa, debe señalarse que también son diez los patriarcas numerados por la Biblia desde Adam hasta Noé.  Las edades caldeas superan en mucho a las hebreas, pues la media por reinado es de aproximadamente 44.000 años. Aquí ya no vale decir que se trata de meses, pues la cifra resultante sigue siendo enorme.
Admitiendo en teoría que las edades de los hombres antediluvianos fueran exactamente las dadas por el Génesis, lo primero que observamos es que son diez veces superiores a las actuales.  Ese número 10 es también el de sus generaciones o reinados, por curiosa coincidencia.  Algunos autores cristianos, como el intitulado Cosme Indicopleuste, repararon asimismo en el relato platónico según el cual la Atlántida estaba regida por diez hijos de Neptuno.  Aunque los patriarcas antediluvianos fueran gobernantes sucesivos y los atlantes coetáneos, surgió ya entonces la tesis de que la Atlántida, destruida por un cataclismo y sumergida bajo las aguas, correspondía a la civilización anegada por el Diluvio.  Entre los relatos griegos había otro de Teopompo, hablando de una isla del océano llamada Meropia, cuyos pobladores eran titanes 10 veces más altos y fuertes que nosotros, los cuales fracasaron en su intento de dominar el mundo; y la misma Biblia afirmaba que había habido gigantes en la Tierra antes del Diluvio.
Al contemplar las ruinas de Baalbek y recordar la existencia de otros monumentos hechos con grandes piedras, Lamartine dio por buenos los mitos antiguos y se imaginó a los primeros descendientes de Noé “conservando durante mucho tiempo la talla y las fuerzas que tenía la Humanidad antes de la inmersión total o parcial del Globo”.  Quizá, las tradiciones hebreas, caldeas y egipcias pretenden expresar, simplemente, la existencia de un proceso degenerativo de la Humanidad, que encontramos por otro lado en los clásicos cuando nos hablan de las edades de Oro, Plata, Bronce y Hierro.  Bernard Shaw opinaba que los hombres sólo podrían llegar a realizar obras verdaderamente valiosas si tuvieran la posibilidad de alcanzar los 300 años; y esto tiene una relación muy directa con lo anterior, aunque no lo parezca.  Vemos, en efecto, que la Biblia contempla varias etapas sucesivas.  Primero está la era de Adam y los patriarcas antediluvianos, cuyas edades eran diez veces superiores a las nuestras.  Viene después la era de los patriarcas descendientes de Noé, con edades más reducidas, aunque todavía elevadas, inferiores a 600 años, pero siempre superiores a 100.  A esta época pertenecen Nemrod el Cazador y Abraham.  En tercer lugar, tras un período oscuro, que corresponde a la estancia de los israelitas en Egipto, empieza la era del éxodo, donde las edades consignadas son normales, pues aunque se afirma que Moisés y Aarón vivieron más de 110 años, serían casos extraordinarios que siguen dándose hoy día.

Los Macrobios según Feijóo

El padre Feijóo dice con su horrenda prosa: “Luciano, tratando de los macrobios, hombres de larga vida, de intento se pone a numerar los sujetos dados a las letras en los tiempos antiguos, que vivieron mucho. Y sólo de filósofos célebres cuenta diecinueve, que todos pasaron de 80 años. Los más pasaron también de los 90. Solón, Thales Milesio y Pítaco, contados entre los Siete Sabios de Grecia, vivieron 100 años cada uno. Zenón, príncipe de la secta estoica, 98. Demócrito 104. Xenófilo pitagórico 105. De historiadores y poetas trae el mismo Luciano otra larga lista. No sólo esto. En el mismo escrito asienta este autor que, en todas las naciones, se ha observado vivir más por lo común que los demás los hombres de profesión literaria, por razón de su mayor cuidado en el régimen de vida, citando por ejemplares los escritores sagrados entre los egipcios, los intérpretes de fábulas entre los asirios y árabes, los brahmanes entre los indios, y generalmente todos los que cultivaron con cuidado la Filosofía: Cujusmodi sunt Aegyptiorum sacri Scribae, et apud Asyrios, et Arabes Fabularum Interpretes, et apud Indos Brachmanes, adamussim Philosophiae studiis vacantes. Y no obsta a nuestro intento el que Luciano atribuya a su exacto régimen la larga edad de los literatos. Porque si los estudios abreviaran la vida, como se piensa, parece que lo más que se podría deber al régimen, sería que los estudiosos viviesen tanto como los que no lo son. Pero no sólo se nota igualdad, sino exceso. Fuera de que siendo la templanza en la comida, en la bebida, en el sueño, como también la abstinencia de otros excesos, secuela casi necesaria del ejercicio de las letras, siempre la larga vida de los literatos se deberá como a causa mediata a la ocupación de los estudios... Argúyese también con los ejemplos de algunos antiguos, muy posteriores al Diluvio, que alargaron sus días con mucho exceso sobre los nuestros, como Néstor, rey de Pilos, que vivió 300 años. Algunos reyes de Arcadia, que llegaron a la misma edad. Otros de Egipto, que vivieron 1.200 años. A esto se responde que Néstor vivió los 300 años en el País de las Fábulas. Lo de los reyes de Arcadia y de Egipto se desvanece, quitando la equivocación que en esto hay. Es el caso que cada año nuestro tiene cuatro de los que contaban por tales los arcades, entre quienes el año constaba no más que de tres meses, como refiere Plinio: y así, los 300 años de vida de cada rey venían a ser 75 de los comunes. Entre los egipcios, como testifican Diodoro Sículo y Plutarco, aún era mucho menor el año, porque los contaban por lunas; y así, 1.200 años egipcios no llegaban a 100 de los nuestros (pero ya hemos dicho que los años de Manetón son años verdaderos, no lunaciones)... En 1707 murió Aurangzeb, emperador del Mogol, con cien años cumplidos de vida, como refiere el padre Catrou, jesuita, en la Historia General que compuso de aquel imperio; y conservó este príncipe hasta lo último de sus días, según el mismo historiador, toda la fuerza de un espíritu pronto y de un corazón guerrero, muriendo en fin en la campaña en medio de aquellas tropas, que la agitación de su genio ambicioso había tenido siempre en movimiento (pero sabemos que Aurangzeb sólo vivió 88 años)... Al catálogo de los doctos longevos de estos tiempos añadimos ahora a Urbano Cheureau, francés, aplicadísimo al estudio, que murió de 88 años en el de 1701; y a la famosa Magdalena Scudery, que murió de 94 años en el mismo de 1701. Pudiéramos añadir, por ser de muy especial nota, aunque no tan moderno, el ejemplar de Guillermo Postel, natural de Normandía, gran peregrinador, y de mucho estudio, aunque infeliz, habiendo en sus dichos, obras y escritos dejado algunas señas de que se desvió, no sólo de la religión católica, mas aun del cristianismo; así, algunos le miran como primer caudillo de los deístas. De éste dice el Verulamio que vivió cerca de 120 años. Pero otros autores no quieren que haya llegado ni aun a 100; y la última edición del Diccionario de Moreri no le da más de 75. Así la edad de este erudito se quedará en la duda que tiene: bastando los ejemplares alegados para prueba experimental de que el estudio está bien avenido con la larga vida... Murió en Inglaterra la condesa Nesmunda (de Nesmond) en la edad de 140 años. Madamusela de Eckleston, inglesa también, murió el año de 1691 de 143 años: este es un hecho constante en toda Inglaterra. Thomas Park, natural de la misma isla, fue presentado al rey Carlos I en la edad de 152 años en el de 1635, que parece ser murió el año siguiente, porque el caballero Temple en sus Obras Misceláneas le cuenta de 153 años de vida. Bien sabida es la danza que formaron en la provincia de Herford doce viejos, cuyas edades cumuladas subían a la suma de 1.200 años; de modo que uno con otro tenían ciento... A las largas vidas de estos tiempos, añadiremos tres muy notables. La primera es de Pedro Pictón, labrador natural de Champaña, el cual murió de 117 años en 1695. No es lo más particular de este hombre que viviese tanto, sino que en los años próximos al de su muerte conservaba un cuerpo bastantemente vigoroso, lo que acreditan dos circunstancias muy dignas de notarse. La primera, que hasta los 115 años trabajó en el campo, casi sin sentir las debilidades o incomodidades de la vejez. La segunda, que viéndose poco respetado de sus hijos, por vengarse de ellos volvió a casarse a los 110 años... Vida mucho mayor que todas las que hemos referido en el cuerpo de la obra, fue la de Enrico Jenkins, el cual murió de 169 años, a los fines del siglo pasado...” [3].

La Serie de los Macrobios

Pueden considerarse hombres longevos o macrobios los que cumplen noventa o más años, de los que damos la siguiente lista:
Alcanzaron quizá los 90 años Hipócrates, Pirrón, Marco Terencio Varrón, el rey númida Masinisa y el visigodo Chindasvinto, y con certeza fray Jacobo de la Marca, Francisco Pacheco, San Alfonso de Ligorio, Alejandro Eiffel, Gustavo Le Bon, Adolfo Schulten, Arturo Evans, Alberto Schweitzer, Franz von Papen, Giorgio de Chirico, Winston Churchill, a pesar de su condición de fumador y bebedor empedernido, el mariscal soviético Budienny, el poeta español Gerardo Diego y el actor inglés Richard Attenborough.
Alcanzaron quizá los 91 años Critias el Viejo, el rey vándalo Genserico y maestro budista japonés Kukai o Kobo Daishi, y con certeza el papa Gregorio XII, Thomas Hobbes, Manuel Pinto de Fonseca, el presidente colombiano Joaquín Mosquera, Luis Kossuth, Somerset Maugham, Jacques Maritain, el canciller Adenauer, el compositor Moreno Torroba, el pintor Picasso, el escultor Arno Breker y los escritores españoles de la Generación del 27 Pedro Salinas, Valentín Andrés, Jorge Guillén y Gerardo Diego.
Alcanzaron quizá los 92 años Sófocles, Tomás de Kempis y el papa Gregorio IX, y con certeza Juan de la Hoz, Juan Enrique Fabre, Samuel Smiles, Ceferino Camelinat, Knut Hamsun, Jan Sibelius, Eamon de Valera, Salvador de Madariaga, Dámaso Alonso y el rey afgano Mahomet Zahir Sha.
Alcanzaron quizá los 93 años Marco Anneo Séneca, el padre Las Casas, la pintora Sofonisba Anguissola y el hacendado californiano Pío Pico, y con certeza San Francisco de Paula, el inquisidor Diego Sarmiento de Valladares, el papa León XIII, los generales argentinos José María Bustillo y Edelmiro Farrell, el general español Luis Bermúdez de Castro, los intelectuales españoles Azorín, Eduardo Hernández-Pacheco, José López Rubio, Francisco Cabrero y Miguel Fisac, el gran rabino sefardita Ovadia Yosef, el director de cine Jean Negulesco y el actor americano Mickey Rooney.
Alcanzaron quizá los 94 años el sumo sacerdote israelita Samuel y el fabricante de violines Stradivarius, y con certeza el almirante genovés Andrea Doria, Magdalena Scudery, el general Castaños, George Bernard Shaw, el revolucionario filipino Emilio Aguinaldo, el director de cine Frank Capra, el historiador argentino Enrique de Gandía, el presidente boliviano Víctor Paz Estensoro y los músicos españoles Andrés Segovia y Federico Mompou.
Alcanzaron quizá los 95 años Casiodoro (para algunos historiadores sólo 93), San Raimundo de Peñafort y Jorge Gemisto Pletón, y con certeza el mariscal Petain, el naturalista español Ignacio Bolívar, el escritor Gregorio Prieto, encuadrado en la Generación del 27, el presidente peruano José Luis Bustamante, el obispo argentino Jorge Mayer, el actor yanqui Ernest Borgnine, el dirigente sudafricano Nelson Mandela y el español Blas Piñar.
Alcanzaron los 96 años el Papa Luna, el mariscal Von Mackensen, Paul Portier, el músico Pablo Casals, el director de cine Jules Dassin, el ministro español Joaquín Ruiz-Giménez y el economista José Luis Sampedro.
Alcanzaron quizá los 97 años el lama Rinchen Zang-po y Jacques Collin de Plancy [4], y con certeza Pablo Láscaris del Castellar, Livia de Rutilio, Bertrand Russell, Carl Schmitt, los escritores españoles Juan González de la Pezuela, conde de Cheste, Narciso Alonso Cortés, Rafael Alberti y Felipe Alfau, el padre Tusquets, el actor americano Karl Malden y el comunista español Santiago Carrillo.
Alcanzaron quizá los 98 años el fabuloso emperador chino Chuan Xu, Helí, Isócrates y Zenón el Estoico, y con certeza Samuel Bochart, el jurista español Miguel Sancho Izquierdo, el músico Joaquín Rodrigo, el director de cine francés Claude Autant-Lara, la emperatriz Zita, su hijo Otto de Habsburgo y el actor americano Eli Wallach.
Alcanzaron quizá los 99 años San Juan Evangelista, y con certeza Corina Saavedra, hija del duque de Rivas, Ramón Menéndez Pidal, Juan Bergua y Martín de Riquer.
Alcanzaron quizá los 100 años Solón, Pítaco, Tales de Mileto, Apolonio de Tiana [5], Marco Tulio Tirón y Marco Valerio Corvino, y con certeza Ramón Desvalls, chambelán de María Teresa, la viajera Alexandra David-Neel, el académico español Manuel Gómez Moreno, el arquitecto Rafael Aburto y el etnólogo neozelandés Raymond Firth.
El faraón Fiops II reinó 100 años.  El egiptólogo Eduardo Meyer señala que la nota tomada al respecto por el cristiano Julio Africano sobre la Historia de Manetón, parece decir que “empezó a reinar a los seis años de edad y continuó haciéndolo hasta los cien”.  Así, se quiere reducir su reinado a 94 años, aunque Erastótenes dejó claramente escrito que “Apapus reinó cien años, ni una hora menos”, coincidiendo con el dato de Manetón.
El fabuloso rey tartesio Argantonio vivió por lo menos 100 años.  Murió muy viejo, después de haber reinado 80 años.  Herodoto dice que empezó a reinar teniendo 40, por lo que habría vivido 120.  Anacreonte habla de 150 años y Silio Itálico de 300.
El obispo Osio de Córdoba vivió 101 años, y habría vivido más si no le hubieran maltratado el año 357 en el campamento del emperador Constancio II, para que comulgase con los arrianos.  Alcanzaron la misma edad fray Cirilo de Alameda, arzobispo de Toledo, y el sociólogo judío francés Claudio Levi-Strauss.
San Medardo vivió 102 años, si hemos de creer al padre Croisset, pues otros rebajan su edad a 90 años.  El químico suizo Albert Hofmann, descubridor del LSD, y el general vietnamita Nguyen Giap murieron con 102 años en 2008 y 2013, respectivamente.
Los españoles Manuel Mindán Manero y Francisco Ayala vivieron 103 años, siendo los últimos en fallecer de la generación literaria del 27, el primero en 2006 y el segundo en 2009.
El caudillo turco Selyuk murió en la primera mitad del siglo XI con 107 años, según los historiadores musulmanes; pero como sospechamos que este cómputo se basa en el calendario lunar, vivió probablemente 103 ó 104 años.
El fabuloso emperador chino Chao Hao vivió quizá 104 años.
Demócrito vivió 104 años según Luciano, pero actualmente quiérese reducirlos a 90.
El obispo Antonio Teutónico, fallecido en 1978, alcanzó 104 años.
Xenófilo vivió 105 años según Plinio y Luciano.  Plinio añade que nunca estuvo enfermo.
El poeta persa Saadi de Schiraz vivió quizá 106 años, desde 1184 hasta 1290; o acaso 110, si es que nació en 1180.
El marqués de Mancera vivió 108 años.
El emperador japonés Nintoku Tenno vivió 109 años.
El caudillo israelita Josué habría vivido 110 años, según se deduce de la Biblia.
El turco Yakub Satar, veterano de la I Guerra Mundial, murió en 2008 a los 110 años.
Clodia vivió 115 años.
El conquistador español Pedro Alonso Galeas, que fue ayudante de Diego de Losada, vivió 115 años.
Pierre Picton vivió 117 años.
Bárbara Semiennikova, mujer tungusa, murió en la república autonóma de Yakutia en 2008 a punto de cumplir 118 años.
Moisés habría vivido 120 años según la Biblia.  La misma edad se atribuye a los fabulosos emperadores Huang Ti y Yao.
Alí Amir Dadá, de estirpe alauita, vivió por lo menos 121 años.  El viajero Abén Batuta lo encontró en Kastamuni, ciudad de Anatolia, en 1333.  Dadá le dijo que tenía 30 años cuando la muerte del califa Mustansir y 163 en aquellos momentos; pero como Mustansir murió en 1242, debía de tener 121 años.
La ciudadana francesa Juana Calment vivió 122 años, desde 1875 hasta 1997.
Aarón, sumo sacerdote de Israel, se cuenta que vivió 123 años.
El historiador Ctesibio vivió 124 años.
La fabulosa Azag Bau vivió quizá 130 años.  Según las listas reales de Mesopotamia, reinó en Kisch cien años, después de haber desempeñado el oficio de tabernera no sabemos cuántos.
Habib Mian, ciudadano de la Unión India, falleció en Jaipur en 2008 con 130 años.
Abú Alí Obeid vivió quizá 131 años.  Murió de accidente en 1978, al caerse desde un tejado de su pueblo, cerca de las ruinas de Babilonia.  Se había casado dos veces y tenido numerosos hijos.  Su longevidad la atribuía al hecho de no beber alcohol y no fumar. Si se tratara de años islámicos, deberíamos reducir la cifra de 136 a 131.
El indio maya Juan Na dicen que vivió más de 140 años.  Según el padre Vázquez de Espinosa, los nativos del Yucatán “viven sanos muchos años, pues cuando la descubrieron los españoles hallaron muchos viejos, y entre ellos uno de 300 años, como lo testifican las historias de aquellos indios, y otro de edad de 140 años, que estaba muy ágil, el cual tenía hijos y nietos muy viejos y canos; éste se bautizó y llamó Juan Na, era natural del pueblo de Humún, que está en la sierra que divide las provincias de Lacandón, Manché y Río de Tayzá, al Mediodía”.
El fabuloso Nemrod el Cazador puede suponerse que vivió 146 años, pues reinó en Erek 126 años según las listas reales sumerias, y eso a pesar de haber perdido la planta de la inmortalidad.
Juan de Outeiro, labrador gallego, murió en 1726 con 146 años, según el padre Feijóo.
Un marinero llamado Drakemberg murió en 1773 cerca de Copenhague con 146 años, según Collin de Plancy.
Chusteri Babá vivió quizá 150 años.  Abén Batuta lo encontró en Milas, ciudad de Anatolia, en 1333.  Le dijeron que tenía entonces esa edad.  El comprobó que gozaba de salud y buena memoria.
Thomas Park vivió quizá 153 años.
Enrique Jenkins murió en 1670 en el Yorkshire.  Se dice que entonces tenía 169 años.  Habría nacido, por lo tanto, en la época de Enrique VII, conociendo en total ocho reinados de las casas Tudor y Estuardo, aparte de la República.  Se acordaba de haber participado muy joven en la expedición a Francia ordenada por Enrique VIII, concurriendo en 1513 a las Jornadas de las Espuelas, donde llevaba un mulo cargado de flechas.  Con más de cien años, atravesaba los ríos a nado.  Su último oficio fue el de pescador.  Su longevidad debía de ser hereditaria, porque una nieta suya, residente también en el Yorkshire, alcanzó los 113 años.
El rey sueco Haquin dicen que murió en el siglo V con 210 años de vida y 180 de reinado.  La leyenda pretende que conseguía demorar la muerte sacrificando sus propios hijos a los dioses paganos.
El rey tepaneca Texozómoc dicen que vivió 210 años.  Reinó 188 en la ciudad de Azcapuzalco según el cronista Alva Ixtlilxóchitl, quien agrega que su padre Aculhúa también había muerto muy viejo “porque según por la historia parece, estos señores chichimecas y aculhúas vivían 250 y 300 años, lo cual vino a faltar en sus descendientes, después que se dieron a los regalos de las comidas, deleites y comunicación con muchas mujeres...”  Los historiadores del siglo XX aventuran que pudo haber dos reyes sucesivos del mismo nombre, cuyo reinado conjunto quizá alcanzara 100 años; pero esta confusión de los recuerdos o tradiciones orales indígenas es poco probable, pues Texozomoc falleció en torno a 1426, menos de un siglo antes de que llegaran los españoles.  El profesor británico Nigel Davies y el español José Alcina admiten que hubo un Texozómoc de larga edad, pero el primero reduce su reinado a 57 años y el segundo a 63.
Find o Fingal vivió 230 años según la tradición irlandesa.  Se le fecha poco después del gran héroe Cuchulain, supuesto contemporáneo de Jesucristo.
El yogui Trilinga Suami se dice que vivió 240 años.
El fabulista árabe Locman vivió 300 años según las leyendas preislámicas.  El Corán lo presenta como autor de sentencias justas y sabias, pero no habla de su edad.
Juan de Estampes murió en 1139 después de haber vivido 336 años, según el cardenal Baronio, aunque otros autores rebajan su edad a 250 años.  Algunos precisan que había sido guardia de Carlomagno.  En algunos libros españoles aparece como Juan de los Tiempos.
El santón Ata Auliya se dice que vivió 350 años, muy discutibles. Abén Batuta lo conoció en Afganistán: “Llegamos a las montañas de Basay, donde está la zagüía del piadoso Ata Auliya, es decir, el padre de los amigos de Dios, pues Ata significa padre en turco. A este jeque se le llama también Sisad Salah, en persa trescientos años, pues aseguran que tiene trescientos cincuenta. Sienten por él un gran respeto y vienen a visitarlo desde ciudades, villas y aldeas. Le buscan hasta los reyes y las princesas. Nos recibió con todos los honores y nos brindó su hospitalidad. Le saludé, y él me abrazó. Nunca he visto una piel tan suave como la suya. Quien le contempla piensa que tiene cincuenta años. Me contó que cada siglo le salían de nuevo el pelo y los dientes, y que había conocido a Abú Rohm, cuya tumba está en Multan. Le pedí que me refiriese alguna tradición piadosa y narró varias historias. A pesar de todo, tengo serias dudas sobre él y su veracidad; pero Alá sabe la verdad...”
El yogui Yerumbu Suami, que vivía en el Sur de la India a principios del siglo XX, se dice que vivió 400 años.
El bardo Ossián, hijo de Fingal, vivió 400 años y murió en la época de San Patricio, según la tradición irlandesa.  Pero como pasó una parte de su vida con un hada en el paraíso de Tirnanog, el tema de su longevidad se mezcla con el de la relatividad del tiempo.






[1]  El pintor Champagne es más conocido por su seudónimo literario de Fulcanelli.
[2]  A esto se llama medir con metros diferentes: para lo mío el largo, para lo tuyo el corto.
[3]  Teatro Crítico Universal, tomo I, discurso 7 titulado Desagravio de la Profesión Literaria y discurso 12 titulado Senectud del Mundo.
[4]  Esto si fuera cierto que nació en 1784 y que murió en 1881, porque algunos fechan su nacimiento en 1793.
[5]  Al cabo de los cuales se dice que fue arrebatado por los espíritus, buenos o malos según quien refiera el caso.




Malabarba

Apellido italiano.

Datos del Apellido

Es lombardo.  El linaje Malabarba de Milán llevaba fajado de oro y sable con un castillo de dos torres de gules brochante sobre el todo.  Otros del Milanesado, escudo de azur con un castillo de oro [1].
Varias ramas pasaron a Norteamérica, Brasil y Argentina.
El apellido Malabarba no existe en España, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap.




Malacara

Topónimo y apellido español.
Con este nombre hay una aldea en la Segarra, en el interior de Cataluña.
El volcán Malacara está en el territorio mendocino de la República Argentina.

Datos del Apellido

Pertenece a un linaje catalán que llevaba escudo bandado a ocho de oro y gules [1].  Poseyó el castillo de Malacara en la Segarra en el siglo XII.
El apellido Malacara se ha extinguido en España, según datos del INE para el año 2010.
Este apellido existe actualmente en Méjico, sobre todo en San Luis de Potosí.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y los hermanos García Carraffa.




Malagamba

Apellido italiano extendido a España.  Significa mala pierna.

Datos del Apellido

Sus caballeros usaban escudo de azur con una pierna humana de carnación calzada de plata, contornada, atravesada por una flecha de plata y manchada de sangre, más jefe de plata con tres estrellas octogonales de azur.  Otros de España llevaban escudo de oro con una torre de plata y una bandera de gules puesta en las almenas.  Los que fundaron casa en Madrid, escudo de gules con dos fajas de gules [1].
Este era el apellido materno del almirante Lobo, en el reinado de Isabel II.
Varias ramas pasaron a Méjico y Argentina.
Malagamba, como primer apellido, contaba unos 40 portadores en España, la mayoría de ellos en la provincia de Málaga, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap y el rey de armas Cadenas Vicent.




Malinowski

Apellido eslavo con representación en la Historia de España.

Datos del Apellido

Es polaco y se escribe Malinowski.  También existe en Rusia y Ucrania, pero al pasarse del alfabeto cirílico al latino suele escribirse Malinovsky.
Los caballeros polacos usaban escudo de azur con una herradura de plata, los extremos hacia abajo y el arco sumado de una cruz paté de oro [1].
Malinowski, como primer apellido, contaba unos 80 portadores en España, inmigrantes o hijos de inmigrantes, según datos del INE para el año 2010.

Alexander Malinowski alias Bogdanov

Comunista ruso-polaco nacido en Grodno en 1873, hijo de un maestro de escuela.  Estudió la carrera de Medicina.  También se interesó por la Literatura, la Psicología y la Economía.  Incorporado al Partido Socialdemócrata Ruso, fue uno de los principales colaboradores de Lenin entre los años 1905 y 1907.  Pero luego le disputó la jefatura del grupo bolchevique del partido, propugnando una línea de actuación sumamente radical.  En el año 1914 sirvió en la sanidad militar y aistió a la desgraciada ofensiva zarista contra la Prusia Oriental.  No participó en la revolución de 1917, pero pudo ingresar como profesor en la enseñanza estatal soviética y fue nombrado director de la Academia de Ciencias Sociales.  El y su cuñado Lunacharsky figuraron entre los dirigentes del movimiento cultural Proletkult.  Murió en Moscú, a causa de un experimento científico, en 1928.

Roman Malinowski

Comunista ruso-polaco nacido en la zona de Plock en 1876.  Actuó como agente sindical en San Petersburgo.  Se unió al grupo político menchevique y luego al bolchevique.  Fue detenido en 1910 por la Okhrana, la policía secreta zarista, y aceptó trabajar para ella a cambio de un buen sueldo mensual, que algunos valoran en 500 rublos.  Pero Lenin le tenía en mucha estima, por ser prácticamente el único miembro destacado del Partido Socialdemócrata Ruso que podía presumir de orígenes proletarios.  Fue uno de los seis diputados bolcheviques de la Duma elegidos en 1912.  Sus informes influyeron en las detenciones de Svierdlov y Stalin en 1913.  Fue acusado de traidor por el menchevique Martov.  El ministerio del Interior, tras un cambio de mandos, le obligó a renunciar a su escaño en mayo de 1914.  Viajó a Polonia pocos meses después, para entrevistarse con Lenin, y éste le defendió de las acusaciones de los presuntos calumniadores.  Estuvo en un campo alemán de prisioneros rusos, donde hizo propaganda pacifista, y siguió manteniendo correspondencia con Lenin.  Volvió a San Petersburgo en 1918.  Pero al comprobarse su identidad de informante en los documentos de la Okhrana requisados por los bolcheviques, fue ejecutado en noviembre del mismo año.

Bronislao Malinowski

Etnólogo polaco nacido en Cracovia en 1884.  Habiendo estudiado inicialmente la carrera de Filosofía en Cracovia, su interés por la Antropología Social y el Folklore se despertó al leer La Rama Dorada del británico Jaime Frazer.  Pasó a Inglaterra en 1910, donde publicó Argonautas del Pacífico Occidental en 1922, el opúsculo Crimen y Costumbre en la Sociedad Salvaje en 1926, y Vida Sexual de los Salvajes en el Noroeste de Melanesia en 1929.  Se trasladó a Norteamérica en 1940, donde fue contratado por la universidad de Yale, y murió de un infarto en New Haven en 1942.  Su obra es bastante pesada y nada intuitiva, pero aporta numerosos datos sobre algunas poblaciones isleñas del Pacífico.


Bronislao Malinowki

Hubo también un aviador polaco llamado Bronislao Malinowki.  Formó en 1940, con otros compatriotas fugitivos, el Escuadrón 302 de la RAF.

Rodión Malinowski o Malinovsky

Mariscal soviético nacido en Odesa en 1898.  A pesar de su apellido polaco, se dice que era hijo de un judío karaíta, el cual abandonó a su familia. La madre se casó de nuevo, pero el padrastro de Rodión no tardó en expulsarlo del hogar.  Durante la I Guerra Mundial, teniendo diecisiete años, se alistó voluntario en el ejército zarista, donde recibió la medalla de San Jorge y ascendió a sargento.  Luego militó en la Legión Extranjera, ya que al estallar la revolución se encontraba en Francia formando parte de un contingente zarista, que debió ser disuelto por el mando aliado.  Volvió a Rusia en 1919, luchó contra los blancos y obtuvo en 1926 el carnet del partido comunista.  Perfeccionó sus conocimientos en la Academia Frunze.  Fue enviado a España como asesor del ejército de la II República, donde unos le llamaban Malinó y otros Molinón.  Tuvo una relación muy directa con el jefe miliciano Líster.  En 1940 se hallaba de nuevo en la Academia Frunze, donde trabajó en compañía del general Walter como instructor de los exiliados españoles admitidos en el ejército soviético, entre ellos Modesto, Líster, Tagüeña y el Campesino.
Malinowski ascendió a general de división en 1941 y luchó contra los alemanes mandando un cuerpo de infantería en Ucrania.  En 1943 era jefe del Frente Sudoeste, luego denominado II Frente Ucraniano.  Recuperó Kherson en marzo del año siguiente y Odesa en abril; en agosto invadió en Rumanía, aprovechando la traición del rey Miguel, y procedió a sovietizar las fuerzas armadas rumanas que fueron puestas bajo su mando.  En octubre de 1944, hecho ya mariscal, penetró en Hungría y ocupó Debrecén.  Sus tropas entraron más tarde en Budapest, Bratislava y Viena, cometiendo saqueos, violaciones, tropelías y crueldades de todo tipo.  Estos crímenes de guerra, a pesar de sus proporciones gigantescas, no fueron tenidos en cuenta por el Tribunal Aliado de Nüremberg.
Tras el hundimiento del III Reich, fue enviado a Oriente y realizó la invasión de Manchuria mandando el Frente del Transbaikal.  Participó lateralmente en las guerras de China y Corea, ayudando a las fuerzas comunistas de dichos países.  Fue elegido para el Comité Central del Partido en 1952.  Nikita Khruschev le nombró ministro de Defensa en 1957, sustituyendo al mariscal Zhukov.  Dio impulso al equipamiento nuclear de las fuerzas armadas.  Murió en Moscú en 1967 y recibió sepultura en el Kremlin.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Mangana

Apellido italiano extendido a España.

Datos del Apellido

Los caballeros de Verona llevaban escudo de azur con una mano derecha apalmada de carnación surgiendo de una nube de plata situada abajo, los dedos cuarto y quinto sosteniendo un listel de plata en semicírculo inscrito con el lema LAUS DEO [1].
Mangana, como primer apellido, contaba unos 250 portadores en España, el 45 por ciento en la provincia de Orense y el 22 en la de Cádiz, según datos del INE para el año 2010.






[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Manganelli

Apellido italiano extendido a España.

Datos del Apellido

El linaje hidalgo reconocido en España tenía escudo de azur con dos manganelos o garrotes de oro cruzados en aspa [1].
Manganelli, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Mangano

Apellido italiano extendido a España.

Datos del Apellido

Los caballeros de Verona llevaban escudo cuartelado en sotuer de azur y plata con una estrella de oro brochante en abismo [1].
Mangano, como primer apellido, contaba unos 180 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [2], el 88 por ciento en la provincia de Cádiz, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.
[2]  Menos de 50 inmigrantes.


Mangas

Plural de manga, a cuyo artículo nos remitimos.

Datos del Apellido

Es castellano.  Un linaje hidalgo de este apellido tenía escudo de oro con cinco tortillos de plata y azur puestos en orden de sotuer [1].
Mangas, como primer apellido, contaba unos 3.900 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [2], el 16 por ciento en la provincia de Badajoz, el 15 en la de Salamanca, el 11 en la de Madrid, el 7 en la de Valladolid, el 6 en la de Barcelona, el 6 en la de Córdoba, el 5 en la de Zamora, el 5 en la de Cáceres y el 4 en la de Guipúzcoa, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.
[2]  Entre 50 y 100 inmigrantes.



Mangín

Apellido francés extendido a España.

Datos del Apellido

Los caballeros de Forez llevaban escudo de azur con un sol de oro y debajo un gavilán de lo mismo agarrando con su pata derecha un pájaro de plata.  Los de Bretaña, escudo de azur con dos crecientes de plata ordenados en faja, que es el reconocido en España; o escudo fajado de plata y gules con un león de plata brochante sobre el todo.  Los de Lorena, escudo de plata con un león de sable y bordura angrelada de gules con nueve cruces potenzadas de oro; o escudo cuartelado de oro y azur: primero con tres patos de su color, segundo con una banda de oro acompañada por tres estrellas de lo mismo, una arriba y dos abajo, tercero con un león contornado de oro y cuarto con una planta terrazada de sinople florecida de dos quinquefolios de gules y flanqueada por dos cigüeñas de su color.  Los de Luxemburgo, escudo de azur con un rencuentro de búfalo de plata, cornado y bucleado de oro, acompañado por tres tréboles de plata [1].
Mangín, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.

León Ignacio Mangín

Jesuita francés nacido en el departemento de Mosela en 1857.  Trabajó como misionero en China desde 1882 y fue muerto durante la revolución bóxer del año 1900.






[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Manglano

Apellido español.

Datos del Apellido

Es castellano, oriundo de los montes de León, y durante la Reconquista se extendió hacia Extremadura y la Mancha.  Unos llevaban escudo azur con tres lises de oro bien ordenadas en triángulo, dos arriba y una abajo; otros, escudo de azur con un granado de oro sobremontado por una celada abierta de plata o por un águila de su color; y otros, escudo partido: primero de azur con un león rampante y siniestrado de oro, y segundo de plata con una banda de gules engullida en dragantes de sinople [1].
Manglano, como primer apellido, contaba unos 450 portadores en España, el 37 por ciento en la provincia de Madrid, el 25 en la de Valencia, el 10 en la de Cáceres y 5 en la de Ciudad Real, según datos del INE para el año 2010.

Joaquín Manglano y Cucaló de Montull

Barón de Cárcer, nacido en Valencia en 1892.  Estudió las carreras de Derecho y Letras.  Fue alcalde de Valencia en dos ocasiones.  Durante la II República se incorporó a la Comunión Tradicionalista.  Formó parte de las primeras Cortes reunidas por el generalísimo Franco en marzo de 1943.








[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y los heraldistas González-Doria y Valero de Bernabé.


Mango

Deriva del latín manicus y designa a la parte de un arma o un instrumento hecha para poder agarrarla con la mano.
Arbol de la India, dicho en tamil mangay o mankay.

Datos del Apellido

Es español e italiano.  Los caballeros de España llevaban escudo de oro con un monte de sinople [1].
Mango, como primer apellido, contaba unos 30 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Mangón

Apellido francés.

Datos del Apellido

Los caballeros de Normandía llevaban escudo de oro con un chevrón de gules acompañado por tres goznes de sable, más jefe de azur cargado de una mano izquierda de oro surgiendo de una nube de lo mismo y flanqueada por dos estrellas también de oro.  Los de Bretaña llevaban escudo cuartelado: primero y cuarto de plata con tres fajas geminadas de gules, segundo y tercero de oro con dos fajas de azur acompañadas por nueve mirletos de sable puestos cuatro, tres y dos, más franco cuartel armiñado tapando los dos primeros mirletos [1].
El apellido Mangón no existe en España, según datos del INE para el año 2010.






[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Mangot

Apellido francés y español.

Datos del Apellido

Los caballeros de Francia llevaban escudo de azur con tres gavilanes de oro encapuchados de gules y sus patas liadas de lo mismo [1].
Mangot, como primer apellido, contaba unos 30 portadores en España, casi todos ellos en la provincia de Barcelona, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Mangubat

Apellido español.

Datos del Apellido

Pertenece a un linaje hidalgo que tenía escudo de azur con una pica vertical de oro [1].
Mangubat, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, inmigrantes filipinos, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Manlleu

Topónimo y apellido español.

La villa de Manlleu

Población de Cataluña.  Está al Norte de la ciudad de Vic, junto al río Ter.  Con la reforma administrativa liberal del siglo XIX fue incluida en la provincia de Barcelona.  Entonces tenía 4.200 habitantes, 6.000 a principios del siglo XX, 14.500 al finalizar el período franquista, durante el cual experimentó un gran desarrollo, y 16.500 en el año 2000.  La iglesia de Santa María, arrasada durante la guerra civil, tuvo que ser reconstruida.  Su escudo lleva una mano como emblema parlante, aunque se piensa que etimológicamente Manlleu no tiene relación con mano, sino con mausoleo.


Datos del Apellido

Es catalán, oriundo de la villa homónima.  Sus caballeros usaban escudo de oro con una banda de azur [1].
Manlleu, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y el heraldista Valero de Bernabé.


Marbas

Nombre de un espíritu maligno de la mitología judeo-cristiana.
Marbas, según el grimorio titulado Libro de los Secretos del Infierno, es un dignatario al servicio de Lucífugo Rofocal, primer ministro.  Collin de Plancy dice que ejerce de gran presidente en los Infiernos, con 36 legiones bajo su mando, si se debe creer a Wierus.  Aparece como un león furioso, pero cuando se halla en presencia de un exorcista asume la figura humana y responde sobre todas las cosas ocultas; envía las enfermedades, da conocimiento de las artes mecánicas y transforma al hombre de varias maneras.


Marijuán

Apellido español.  Es un compuesto de María y Juan.

Datos del Apellido

Es castellano.  Le corresponde escudo de azur con una banda de gules perfilada de oro [1].
Se extendió a la Argentina.
Marijuán, como primer apellido, contaba unos 830 portadores en España, el 46 por ciento en la provincia de Burgos, el 11 en la de Logroño, el 9 en la de Vizcaya y el 9 en la de Madrid, según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Marini

Apellido italiano extendido a España.  Deriva de Marino.

Datos del Apellido

Los caballeros del Piamonte llevaban escudo de plata con un chevrón de sable acompañado por tres conchas de gules.  Los de Padua, escudo de azur con una lis de plata.  Los de Roma, escudo de plata con un unicornio nadando sobre aguas al natural, más jefe de azur con un creciente de plata.  Los de Nápoles, escudo escudo de plata con tres bandas dentadas de sable [1].  Este apellido también puede encontrarse en las aljamas sefarditas de Italia.
Pasaron ramas a Francia, España y el Río de la Plata.  El linaje hidalgo reconocido en España tenía escudo de oro con un chevrón estrecho de gules [2].
Marini, como primer apellido, contaba unos 90 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [3], el 36 por ciento en la provincia de Barcelona y el 30 en la de Cáceres, según datos del INE para el año 2010.

Juan Jacobo Marini

Noble napolitano.  Fue titulado marqués de Gensano por Felipe IV en 1650.

Marino Marini

Escultor italiano nacido en Pistoya en 1901.  Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Florencia.  Obtuvo el Gran Premio de Escultura en Roma en 1935.  Evolucionó hacia la producción de adefesios.  También cultivó la pintura abstracta.  Murió en Viareggio en 1980.




[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.
[2]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.
[3]  Aproximadamente 160 inmigrantes.


Mayal

Es el palo del cual tira la caballería que mueve los molinos de aceite, tahonas y malacates; o el instrumento compuesto por dos palos, uno más largo que otro, unidos por medio de una cuerda, con el cual se desgrana el centeno dando golpes sobre él.  Su nombre deriva del verbo latino malleare, golpear.

Datos del Apellido

Este apellido es francés y español.  Los caballeros del Sur de Francia llevaban escudo de azur con un sol de oro sobremontado por tres estrellas horizontales de lo mismo; y los del Brabante, escudo de plata con un árbol terrazado de sinople, siniestrado por un pequeño jabalí rampante de sable, y un chevrón partido de oro y sinople brochante sobre el todo [1].
Mayal, como primer apellido, contaba unos 180 portadores en España, el 39 por ciento en la provincia de Badajoz y el 17 en la de Sevilla, según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Mayals

Topónimo y apellido español.

La villa de Mayals

Población del interior de Cataluña.  Con la reforma administrativa liberal del siglo XIX fue incluida en la provincia de Lérida.  Entonces tenía unos 1.600 habitantes, 2.300 a principios del siglo XX y 950 en el año 2000.  Conserva la iglesia clásica de Santa María.  El escudo municipal es de sinople con una mano derecha de oro y va timbrado con corona de barón.


Datos del Apellido

Es catalán, oriundo de la villa homónima.
Mayals, como primer apellido, contaba unos 90 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.


Mayantigo

Nombre guanche de La Palma, que se cree significa pedazo de cielo.

Mayantigo de Aridane

Era uno de los doce menceyes que se repartían el territorio palmero, y sobre él existen varias leyendas.  Una refiere que disputó en combate singular con Tanausú de Eceró por el amor de Acerina, la doncella más bonita de la isla.  Acerina se interpuso entre ambos y prometióles declarar su preferencia ante la peña sagrada de Idafe.  El elegido fue Tanausú, en cuyo señorío se hallaba por cierto dicha peña.  No obstante, Mayantigo acudió en auxilio de Tanausú cuando éste fue atacado por su ambicioso tío Atogmatoma, mencey de Hiscaguán.  Atogmatoma fue vencido en varias batallas y tuvo que retirarse a Hiscaguán con los sobrevivientes.  Tras ellos marchó Mayantigo para exterminarlos; y cuando se disponía a matar a Atogmatoma, el golpe fue detenido por las lágrimas de su hija Tinabuna.  El amor de ésta reemplazó a Acerina en el corazón de Mayantigo.
El mencey de Aridane tuvo por otros motivos guerra con Echentive de Ahenguareme, que era manco de nacimiento.  En la primera batalla entre los dos, Mayantigo fue herido en un brazo y, para evitar la gangrena, él mismo se lo cortó por el codo.  Entonces recibió el sobrenombre de Aganeye o Brazo Cortado.  Pero según otra versión, Aganeye era su padre.  En cualquier caso, Mayantigo se repuso y ganó completamente una segunda batalla a Echentive, que pidió la paz.
Estos relatos legendarios indican el estado de división en que estaban los guanches palmeros, quienes careciendo además de armas de hierro, no pudieron librarse de caer bajo el dominio de los castellanos.  Mayantigo pactó en 1491 con el adelantado Fernández de Lugo y fue reconocido señor de Aridane.  En cambio, Tanausú dirigió la resistencia hasta caer prisionero en 1492.

  

Mayoral

Derivado de mayor, es el pastor principal entre los que cuidan del rebaño, especialmente de reses bravas; el capataz que manda a los mozos en las labranzas; el encargado de gobernar el tiro de mulas o caballos en las dilegencias y otros carruajes; capataz de una cuadrilla de cavadores o segadores; el gobernante de una leprosería; el recaudador o administrador de diezmos, rentas, limosnas, etc.

Datos del Apellido

Es castellano y extremeño, perteneciente a la clase profesional.  Puede corresponderle escudo de gules con una culebrina horizontal de oro; o escudo partido: primero de plata con una faja de gules y segundo de azur con una torre almenada de plata [1].
Mayoral, como primer apellido, contaba unos 6.900 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [2], el 25 por ciento en la provincia de Madrid, el 11 en la de Toledo, el 7 en la de Badajoz, el 6 en la de Barcelona, el 6 en la de Cáceres, el 5 en la de Avila, el 4 en la de Zaragoza y el 4 en la de Lérida, el según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y el heraldista Valero de Bernabé.
[2]  Aproximadamente 100 inmigrantes.


Mayorala

Femenino de mayoral, a cuyo artículo nos remitimos.

Datos del Apellido

Es castellano y presenta la variante plural Mayoralas.
Mayorala o Mayoralas, como primer apellido, contaba unos 220 portadores en España, el 51 por ciento en la provincia de Ciudad Real, el 22 en la de Madrid y el 9 en la de Badajoz, según datos del INE para el año 2010.


Mayoralgo

Apellido español.

Datos del Apellido

Es extremeño.  El linaje hidalgo de Cáceres tenía escudo de oro con media águila de sable y medio castillo de piedra unidos por su partición [1].
Los Mayoralgo, en origen Blázquez, deben su nombre a haber sido uno de los primeros mayorazgos constituidos en Cáceres tras su reconquista por Alfonso IX de León en 1227.  Descienden de Blasco Muñoz, que procedente de Avila se instaló en dicha ciudad hacia 1260.  Su segundo hijo, igualmente llamado Blasco Muñoz, fue secretario del infante don Felipe, hermano de Fernando IV el Emplazado.  El palacio cacereño de Mayoralgo está ubicado en la plaza de Santa María.  Se construyó en el siglo XVI.  Tuvo que repararse después de la guerra civil, pues resultó dañado por un bombardeo republicano en julio de 1937.  Desde el año 2000 pertenece a la Caja de Ahorros de Extremadura.



Mayoralgo, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.

José María de Mayoralgo y Golfín

Noble español, nacido en 1723.  Fue regidor perpetuo de Cáceres.  Carlos IV le tituló conde de Torre Mayoralgo en 1801.  Murió en 1804.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y los heraldistas González-Doria y Valero de Bernabé.


Mayorito

Apellido español.

Datos del Apellido

Pertenece a un linaje hidalgo de Madrid, extendido a California, que tenía escudo de oro con doce abejas de sable volando en orla [1].
El apellido Mayorito se ha extinguido en España, según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Meruelo

Topónimo y apellido español.  Con este nombre hay un río en la comarca leonesa del Bierzo y una villa en la comarca cántabra de Trasmiera.

La villa de Meruelo

Villa de la Trasmiera, tierra de maestros canteros y campaneros.  Se sabe que existía en el año 1000.  Con la reforma administrativa liberal del siglo XIX fue incluida en la provincia de Santander.  Entonces tenía unos 850 habitantes, más o menos los mismos a principios del siglo XX y 1.000 en el año 2000.  Conserva la iglesia barroca de San Mamés.  El escudo municipal está cortado: arriba semipartido de sable y plata con un ancla, un martillo y una campana, abajo de azur con una cruz patriarcal de plata.


Datos del Apellido

Es castellano.  Los caballeros de Cantabria usaban escudo de azur con una flor de lis de oro y dos águilas volantes de sable en orden de palo.  Otros llevaban escudo partido: primero de plata con dos fajas de gules y segundo de oro con una banda de azur.  También hubo un linaje Meruelos, que tenía escudo de gules con tres torres de oro puestas en faja y sobremontadas por una estrella de lo mismo [1].
Meruelo, como primer apellido, contaba unos 180 portadores en España, el 46 por ciento de en la provincia de Burgos, el 19 en la de Vizcaya y el 16 en la de Cantabria, según datos del INE para el año 2010.  Meruelos se ha extinguido, según la misma fuente.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent y los heraldistas González-Doria y Valero de Bernabé.


Meta

Del latín meta, término señalado a una carrera, fin a que se dirigen las acciones o deseos de alguien.
Usado como prefijo, en griego, significa junto a, entre, después de.  Sirve para componer palabras como por ejemplo Metafísica, que está después de la Física o más allá de la Física.

El río Meta

Río sudamericano.  Es un afluente izquierdo del Orinoco que tiene 1.050 kilómetros de longitud.  Nace en la vertiente oriental de los Andes de Colombia.  Una parte de su recorrido define la frontera entre Colombia y Venezuela.  Desemboca sobre el Orinoco entre la ciudad colombiana de Puerto Carreño y la venezolana de Puerto Páez.

Datos del Apellido

Meta, como primer apellido, contaba unos 20 portadores en España, la mayoría de ellos inmigrantes, según datos del INE para el año 2010.

  

Meta

Del latín meta, término señalado a una carrera, fin a que se dirigen las acciones o deseos de alguien.
Usado como prefijo, en griego, significa junto a, entre, después de.  Sirve para componer palabras como por ejemplo Metafísica, que está después de la Física o más allá de la Física.

El río Meta

Río sudamericano.  Es un afluente izquierdo del Orinoco que tiene 1.050 kilómetros de longitud.  Nace en la vertiente oriental de los Andes de Colombia.  Una parte de su recorrido define la frontera entre Colombia y Venezuela.  Desemboca sobre el Orinoco entre la ciudad colombiana de Puerto Carreño y la venezolana de Puerto Páez.

Datos del Apellido

Meta, como primer apellido, contaba unos 20 portadores en España, la mayoría de ellos inmigrantes, según datos del INE para el año 2010.


Metadori

Apellido italiano.

Datos del Apellido

Los caballeros de Venecia llevaban escudo de azur con un rombo vertical de oro [1].
El apellido Metadori no existe en España, según datos del INE para el año 2010.





[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Metafraste

Nombre griego.

San Simeón Metrafaste

Escritor cristiano de Bizancio nacido en el siglo IX.  Se afirma que fue apreciado por los emperadores León el Filósofo y Constantino Porfirogénito.  El padre Flórez dice que desempeñó en la corte el cargo de canciller.  Fue apodado Metafraste a causa de las muchas compilaciones que hizo; pero el rigor histórico no abunda en ellas, y más que el Compilador se le debería llamar el Fabulador o el Cuentista.
En el Año Cristiano del padre Croisset podemos leer: “El profeta Jeremías tuvo un escritor, según refiere San Jerónimo, que fue Baruc, quien de escritor de profeta vino a ser profeta; asimismo, San Simeón Metafraste, de escritor de santos vino a ser santo. Ciertamente no hay palabras bastantes para alabar dignamente a este santo varón, porque no sólo fue adornado de elocuencia y de alto y delicado entendimiento, sino de un alma adornada de virtudes, que dio ejemplo a otros de todas ellas... Habían ya cesado en su tiempo las persecuciones que la Iglesia padeció de los tiranos, y estaban los fieles deseosos de saber en particular lo que muchos santos mártires sufrieron, sus atroces tormentos y sus muertes cruelísimas. Algunos autores pretendieron escribir de ellos, y los libros que circulaban eran faltos: unos en la verdad, porque los escritores no pudieron hacer exquisitas diligencias necesarias para decir lo cierto; otros, aunque escribían cosas ciertas, era con palabras tan toscas y mal concertadas que causaban irrisión, y no devoción, a los lectores. Procuró remediar este daño nuestro San Simeón y remediólo; pues como persona poderosa, que tenía privanza con el emperador, pudo saber la verdad de lo que escribió, no perdonando para esto diligencia ni trabajo, juntando revelaciones de varones fidedignos, libros y memoriales de autores graves. Añadióse a esto, para remedio del otro daño, que con su retórica y dulce decir puso lo que escribió en tan buen estilo que deleita a los lectores; y con estar ciertos de que escribe verdad, les mueve, por donde son aprovechados. Ocupado este siervo de Dios en tales ejercicios, siendo su vida sin reprensión, amando las virtudes, entre todas especialmente la castidad, trocó esta vida del suelo por la del cielo y fue su cuerpo sepultado con grande majestad y pompa, sucediendo para muestra de la vida que había vivido, y cuán grata alma había sido para Dios, que su sepulcro por muchos días dio olor suavísimo con admiración de los que de él participaban. Hasta aquí es de Psellos. Su tránsito ocurrió el día 27 de septiembre, y aunque no se sabe precisamente el año, se conjetura con fundamento que pasó pocos años después del 920...”  Un anotador de la versión española de Isla añade que “quienes asistieron a su muerte declararon que estaba muy tranquilo, y que se notaron en él unos transportes de alegría, lo mismo que si estuviera viendo bajar los ángeles del cielo para tomar y llevar su bendita alma a la gloria”.  Su fiesta se celebra el día 27 de septiembre.



Minal

Apellido francés.

Datos del Apellido

La familia de los Minal, barones del imperio napoleónico, tenía escudo de azur con dos espadas de plata apuntadas en chevrón, más tres estrellas de lo mismo puestas en jefe y una pantera negra en la parte inferior [1].
El apellido Minal no existe en España,  según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Minard

Apellido francés.

Datos del Apellido

Los de París llevaban escudo de azur con un volcán de gules sobremontado por dos estrellas de plata.  Los de Borgoña, escudo de azur con un creciente de oro sobremontado por una rosa de lo mismo, más tres estrellas también de oro puestas en los cantones del jefe y la punta.  Otros, escudo de plata con un puente de tres ojos de gules, mazonado de sable, acompañado por seis armiños de sable, tres arriba y tres abajo [1].
Varias ramas pasaron a los Estados Unidos y la República Argentina.
El apellido Minard no existe en España,  según datos del INE para el año 2010.

Carlos José Minard

Ingeniero francés nacido en la Borgoña en 1781.  Desempeñó el cargo de superintendente de la Escuela Nacional de Puentes y Calzadas desde 1830 hasta 1836.  Más tarde fue inspector del Cuerpo de Puentes.  Murió en Burdeos en 1870.




[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.


Minarro

Apellido español.

Datos del Apellido

Es una variante minoritaria de Miñarro, a cuyo artículo nos remitimos.
Minarro, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España,  según datos del INE para el año 2010.


Miñarro

Apellido español.

Datos del Apellido

Es murciano.
Varias ramas pasaron al Río de la Plata.
Miñarro, como primer apellido, contaba unos 2.200 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [1], el 46 por ciento en la provincia de Murcia, el 16 en la de Barcelona, el 8 en la de Madrid, el 8 en la de Jaén y el 4 en la de Valencia, según datos del INE para el año 2010.

Juan Manuel Miñarro

Escultor español nacido en Sevilla en 1954.  Se doctoró en Bellas Artes en 1987 con la tesis titulada Estudio de Anatomía Artística para la Iconografía del Crucificado en la Escultura.  También hizo estudios sobre la Sábana Santa.  Entró como profesor de la Escuela de Bellas Artes de Sevilla.




[1]  Aproximadamente 50 inmigrantes.


Miñer

Apellido español.

Datos del Apellido

Es navarro-aragonés, cuyos dos reinos estuvieron unidos en la Edad Media hasta 1134 y volvieron a estarlo en el siglo XV debido al enlace de doña Blanca de Navarra, reina de Sicilia, con Juan II de Aragón.  Fundó casa en la villa guipuzcoana de Hernani, llevando escudo de oro con una encina de sinople frutada de oro y dos osos pardos empinándose al tronco, más bordura de azur con ocho lises de oro [1].
Una rama pasó al Ecuador.
El apellido Miñer se ha extinguido en España, según datos del INE para el año 2005.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Miomancia

Es una de las mancias o prácticas adivinatorias.  Consiste en sacar augurios de los actos cometidos por ratas y ratones.
Collin de Plancy la define como “adivinación por medio de las ratas y los ratones, sacando siniestros presagios de sus chillidos o de su voracidad. Eliano cuenta que el agudo grito de un ratón bastó a Fabio Máximo para impulsarlo a hacer dimisión de su dictadura, y según Varrón, por un presagio similar, Casio Flaminio renunció al cargo de general de la caballería. Plutarco dice que se auguró mal de la última campaña de Marcelo, porque los ratones habían roído el oro del templo. Un romano acudió muy asustado cierto día a ver a Catón, porque los ratones le habían roído uno de sus zapatos, y Catón le respondió que mayor prodigio habría sido que el zapato hubiera roído al ratón... Plinio refiere que en su tiempo era de buen agüero el encuentro de un ratón blanco. Los escudos de Lavinio roídos por los ratones presagiaron un acontecimiento funesto, y la guerra de los marsos que vino pronto hizo renovar el crédito de esta superstición. El grito de un ratón era de tan mal agüero entre los antiguos que anulaba los arúspices. El velo de Proserpina esta bordado con ratones. Los habitantes de Basora y Cambaya tendrían aún hoy cargo de conciencia por dañar estos animales...” [1].




[1]  Jacques Collin de Plancy: Diccionario Infernal, seis ediciones con sucesivas correcciones entre 1828 y 1863.


Mirecki

Apellido polaco extendido a España.

Datos del Apellido

Sus caballeros llevaban escudo de gules con un creciente de oro sumado de una cruz latina de lo mismo.  Sin embargo, no parece que este emblema recuerde algún triunfo cristiano sobre los turcos o los tártaros musulmanes, siendo más verosímil que proceda de alguna antigua enseña pagana provista de dos cuernos.  Estas son las armas primitivas del linaje Szeliga-Mirecki, que acreditó su valor en la batalla ganada por el rey Ladislao Yaguelón a los caballeros teutónicos en Grünwald, cerca de Tannenberg, el año 1410.  Otros partieron el escudo de azur, poniendo un león rampante de oro terrazado de sinople y sobremontado por tres estrella de oro.
Una rama pasó a Francia en el siglo XIX, debido a las persecuciones zaristas, y desde Francia vino a España.  Otra rama pasó a Norteamérica.
Mirecki, como primer apellido, contaba menos de 20 portadores en España, según datos del INE para el año 2010.

Szeliga Arms

Víctor Mirecki Larramat

Músico nacido en Tarbes en 1847, hijo del conde Alejandro Mirecki, héroe de la resistencia polaca huido a Francia, y de la ciudadana francesa María Celina Larramat.  Estudió en Burdeos y en París.  Tuvo amistad con Julio Massenet, Camilo Saint-Saëns y Pablo Sarasate.  Se estableció en España y trabajó con Jesús de Monasterio en la Sociedad de Cuartetos de Madrid.  Fue catedrático de violonchelo del Conservatorio de Madrid.  Tuvo como alumnos a Juan Antonio Ruiz-Casaux, Agustín Rubio y Pablo Casals.  El primero de los citados, heredero del título marquesal de la Atalaya Bermeja, se casó con su hija María Teresa.  Su hijo Alejandro Mirecki Bach, nacido en Madrid en 1892, contrajo matrimonio en 1920 con Carmen Ruiz-Casaux, hermana de Juan Antonio, y fue violinista de la Orquesta Sinfónica de Madrid.
Víctor Mirecki Larramat y Alejandro Mirecki Bach fallecieron en Madrid en 1921 y 1981, respectivamente.  José Luis Mirecki Ruiz-Casaux, hijo de Mirecki Bach, nació en Madrid en 1922, se enroló voluntario en la milicia requeté durante la guerra civil, siendo menor de edad; luego estudió la carrera de Comercio, fue censor jurado de cuentas, doctor en Ciencias Económicas y director financiero del CETME dependiente del INI.  Murió en el año 2000.  El hijo primogénito de éste, José Manuel Mirecki Quintero, fue oficial de Armamento y Construcción, además de caballero; con su muerte, se ha extinguido en 2012 la línea de descendencia directa por vía de primogenitura varonil de Víctor Mirecki Larramat en España.


Mirlo

Pájaro cuyo nombre castellano deriva del latín merulus.  En la obra de Plinio se encuentran las voces merulus y merula referidas indistintamente a un pájaro y un pez.  El pájaro fue tipificado por Linneo como Turdus merula.
El mirlo tiene unos 25 centímetros de largo.  El macho es enteramente negro, con el pico anaranjado, y la hembra de color pardo oscuro, con la pechuga algo rojiza, manchada de negro, y el pico amarillento oscuro.  Se alimenta de frutos, semillas e insectos, se domestica con facilidad y aprende a repetir sonidos, inclusive la voz humana.  Vive en bosques y matorrales, y penetra en los jardines de las ciudades.  Se alimenta de frutas, semillas, gusanos, insectos y arañas.
Collin de Plancy dice: “Pájaro muy común cuyas virtudes se admiran. Si se coloca su corazón debajo de la cabeza de una persona dormida y se dirige la palabra a ésta, responderá a cuanto se le pregunte y dirá todo lo que ha hecho aquel día. El Diablo se ha aparecido varias veces bajo la figura de un mirlo. Y sabido es que también hay mirlos blancos... [1].  En lenguaje figurado, un mirlo blanco es un ser de rareza extraordinaria.  En francés también existe la expresión merle blanc para referirse a cosa rara.  Esta expresión viene de la antigüedad clásica.  Así, Pausanias dice que hay mirlos blancos en el monte Cileno, en Arcadia, pero que no cantan.



Valero de Bernabé, en su estudio de 55.000 escudos españoles, ha encontrado 8 linajes blasonados con mirlos: 4 en Castilla, 3 en Cataluña y 1 en Extremadura [2].




[1]  Jacques Collin de Plancy: Diccionario Infernal, seis ediciones con sucesivas correcciones entre 1818 y 1863.
[2]  Luis Valero de Bernabé: Análisis de las Características Generales de la Heráldica Gentilicia Española, tesis doctoral, Universidad de Madrid, 2007.


Moharra

Punta de la lanza, que comprende la cuchilla y el cubo con que se asegura en el asta.  Según el diccionario de la Real Academia Española, podría derivar del hispanoárabe muhárraf, orillado.
Valero de Bernabé, en su estudio de 55.000 escudos españoles, ha encontrado 99 linajes blasonados con moharras, puestas en el campo del escudo o en la bordura.  Acerca de esta figura heráldica, nos dice que es la punta de la lanza cuando se dibuja sola, va esmaltada “siempre de metal y a veces ensangrentada en gules” [1].
La moharra española difiere del feón ultrapirenaico, escrito en francés phéon, que es una punta antigua, de la época romana, con dientes en su interior.  Esta pieza suele estar dirigida hacia arriba en los escudos franceses y hacia abajo en los ingleses, como se ve en el blasón de los Sidney de Penhurst que mostramos:






[1]  Luis Valero de Bernabé: Análisis de las Características Generales de la Heráldica Gentilicia Española, tesis doctoral, Universidad de Madrid, 2007.


Montoto

Topónimo y apellido español.  Con este nombre hay una aldea en Asturias y dos en Castilla la Vieja.

Datos del Apellido

Es asturiano y gallego.  El linaje hidalgo de Villaviciosa de Asturias, extendido a Madrid, tenía escudo de gules con un castillo de plata, mazonado de sable, aclarado de azur y terrazado de sinople, y un guerrero armado de plata saliendo por su puerta.  Otros llevaban un escudo parecido, de gules con un castillo de plata aclarado de sable sobre un monte de sinople y saliendo por la puerta un montero de plata con una ballesta en su mano derecha y un dardo en la izquierda.  Otros, escudo cuartelado en sotuer: arriba y aebajo de azur con un castillo de oro, los lados de plata con un ala de gules.  Otros, escudo de plata con un lobo de sable [1].
Una rama pasó a Cuba.  Otras ramas pasaron a la Argentina.
Montoto, como primer apellido, contaba unos 1.150 portadores en España, hecha deducción de los inmigrantes [2], el 39 por ciento en la provincia de Pontevedra, el 22 en la de Asturias, el 10 en la de Madrid, el 4 en la de Coruña, el 4 en la de Orense y el 4 en la de Sevilla, según datos del INE para el año 2010.

Luis Montoto y Rautenstrauch

Escritor español nacido en Sevilla en 1851, hijo del abogado José María Montoto.  Estudió Derecho e Ingeniería.  Se casó con Asunción de Sedas y tuvo siete hijos.  Fue notario eclesiástico, secretario de la Academia de Buenas Letras de Sevilla, concejal y cronista de dicha ciudad.  Escribió: Fiestas y Costumbres Populares Andaluzas, en 1884; Carta al Licenciado don José Gestoso, donde se trata de mas de 200 Personajes Proverbiales, en 1890; y Personajes, Personas y Personillas que corren por las Tierras de ambas Castillas, en 1921.  Murió en Sevilla en 1929.




[1]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.
[2]  Aproximadamente 50 inmigrantes.


Murmur

Nombre de un espíritu maligno de la mitología judeo-cristiana.
Murmur, según lo averiguado por el señor Collin de Plancy, es “gran duque y conde del imperio infernal. Demonio de la música, aparece bajo la figura de un soldado montado en un buitre y acompañado de una multitud de trompetas; lleva en la cabeza una corona ducal y va precedido de antorchas. Es del orden de los ángeles tronos...” [1].




[1]  Jacques Collin de Plancy: Diccionario Infernal, seis ediciones con sucesivas correcciones entre 1818 y 1863.


Musson o Musón

Apellido francés, belga y español.

Datos del Apellido

Un linaje Musson de Luxemburgo tenía escudo escudo de sable con tres estrellas de oro; y otro de Lorena, escudo de azur con una faja de plata acompañada en lo alto por un mirleto de oro y abajo por una botella de oro puesta sobre un creciente de plata [1].
El linaje hidalgo español Musón tenía escudo de plata con un árbol terrazado de sinople [2].  Una rama pasó a la Argentina.
Musson o Musón también existe en Inglaterra y Norteamérica.
Musson o Musón, como primer apellido, contaba unos 20 portadores en España, la mayoría de ellos residentes ingleses, según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según la Heráldica de Rietstap y Rolland.
[2]  Según el rey de armas Cadenas Vicent.


Mussons o Musóns

Apellido español.

Datos del Apellido

Es catalán.  Le corresponde escudo de azur con un castillo de oro y debajo un creciente de plata [1].
Varias ramas pasaron a la República Argentina.
Mussons o Musóns, como primer apellido, contaba unos 230 portadores en España, el 75 por ciento en la provincia de Barcelona, según datos del INE para el año 2010.




[1]  Según el heraldista Valero de Bernabé.


Musumano

Apellido italiano.  Parece una corrupción de musulmano, es decir, musulmán.

Datos del Apellido

Varias ramas pasaron a los Estados Unidos y la República Argentina.
El apellido Musumano no existe en España, según datos del INE para el año 2010.



No hay comentarios:

Publicar un comentario